Hasta Siempre...

miércoles, 11 de abril de 2007

Derechos del Estudiante Secundario

1. DERECHO AL ESTUDIO. Sin aceptar ABSOLUTAMENTE NINGUNA limitacion (economica, racial, sexual, ideológica, religiosa,etc).

2. DERECHO AL CONOCIMIENTO. No simplemente a la transmisión de datos. Queremos aprender a comprender lo que estudiamos y el mundo en que vivimos; desarrollar el propio pensar, con una visión sin prejuicios y crítica de la realidad, queremos aprender a desarrollar nuestra sensibilidad y desaprisionar nuestras emociones, aprender a ver las cosas desde diferentes puntos de vista y no verlas desde el orificio de una cerradura. Pretendemos el derecho a conocer nuestro cuerpo y expresarnos a través de él. Queremos descubrir, resolver, crear. Reclamamos el derecho a una vida plena.

3. DERECHO A LA PARTICIPACIÓN. Los estudiantes son el sentido de un colegio. Por eso, debe ser el colegio el que esté al servicio de los estudiantes y no al contrario. Debemos poder decidir sobre nuestra propia vida, sobre las elecciones de cargos administrativos (director, secretaría, etc.). Decidir quienes serán nuestros profesores, quienes serán nuestros maestros. Reclamamos el derecho a un espacio de participación real para TODOS los estudiantes.

4. DERECHO A REPLICA. Exigimos el imprescindible derecho a poder evaluar (y si fuese el caso, suspender) la acción de un docente o del cuerpo docente, sea por la enseñanza dada, por la forma inadecuada de examinar, y con particular referencia a la apertura mental (admitir errores, cambiar puntos de vista, etc.), a sus criterios de evaluación y al modo de tratar a las personas. Los docentes examinan a los estudiantes y viceversa. Es necesario que el mismo derecho se aplique al personal administrativo.

5. DERECHO A REBELARSE. A poner en discusión lo establecido, las normas, las reglas sociales, a abrir nuevos caminos, nuevas formas no violentas de rebelión, tener la posibilidad y los espacios, expresarlas, sin ningún tipo de presión o discriminación. Declaramos el derecho a la imaginación, a la transformación y a la impugnación de las “verdades absolutas” por múltiples y nuevos puntos de vista de libre elección.

6. DERECHO A VIVIR SIN VIOLENCIA. Aprender, trabajar, estudiar, investigar, alimentarnos, crear, divertirnos, soñar, acercarnos a otras personas como si fuesen posible amigos y no como probables enemigos, expresarnos y gozar...sin ridículos prejuicios que han llevado a la Humanidad al borde del precipicio.

7. DERECHO A LA INVESTIGACIÓN Y AL ERROR. En todos los campos y con todos los instrumentos posibles a disposición. Derecho a encontrar nuevos caminos. Derecho a la divulgación plena de los nuevos descubrimientos. Al intentar nuevos descubrimientos, a veces se llega a “calles sin salida” pero ¡de este modo avanzo la Humanidad! Queremos soñar nuevos horizontes, encontrar nuevas salidas, sentir el desafío de nuevos intentos, la alegría de nuevos aciertos, jugar y arriesgar a equivocarnos...pero serán nuevos errores. No la repetición histórica de los mismos errores conocidos...

8. DERECHO A LA COMUNICACIÓN. A considerar a un docente como un acompañante en el descubrimiento de ese nuevo mundo que se abre ante nosotros. Queremos que la relación estudiante-docente sea de aprendizaje mutuo, tener en cada compañero a un par, y no considerarlo, ni ser considerado como alguien inferior o superior.

9. DERECHO A RECONOCERNOS SERES HUMANOS. No matriculas, usuarios, clases, números, notas. Derecho a respetar y ser respetados. Derecho a preguntarnos sobre el sentido de la propia existencia sin avergonzarse, lo que permitirá darle sentido a lo que uno elige estudiar.

10. DERECHO A LA RECIPROCIDAD CON LA GENTE. El colegio y los estudiantes secundarios no son una elite y deben abrirse a la gente, (ya que se sostiene gracias al esfuerzo de toda la población y de generaciones de trabajadores) para así construir una nueva sociedad, un nuevo mundo, una nueva humanidad...

1 comentario:

Chaski dijo...

muy buena idea, felicidades